Volar… la máxima expresión de adrenalina, un sueño o una de esas cosas que hay que hacer una vez en la vida.

Subir con el helicóptero a unos 4000 metros de altura rodeado de las montañas más míticas de los Pirineos, abrir puertas y comenzar una caída libre en un ambiente que jamás olvidarás…

Ya seas un saltador habitual, o alguien que nunca ha experimentado el placer de la caída libre y quiere probarlo o regalárselo a alguien especial, ponte en contacto con nosotros y te informaremos de las posibilidades, precios y de las zonas de salto.

Posibilidad de hacer salto tándem dos personas con instructor.